Su consumo se ha generalizado a nivel mundial dejando de ser únicamente un símbolo argentino. Cada vez más se acerca al gusto español y al resto de los colectivos. Actualmente se encuentra tanto en comercios minoristas (heladerías, cafeterías, creperías) como en grandes superficies.