El Dulce de Leche Clásico posee un perfil untuoso, homogéneo, con buen brillo y color castaño claro. Ideal para acompañar frutas, flanes, gofres, tostadas, yogures, postres y crepes.